* HIDDEN_ACCESSIBILITY_TITLE *

Con Procesadores Intel® CoreTM
Intel Inside®.
Para una productividad extraordinaria.
Intel Core

La gestión del Internet de las cosas (inseguras)

Según Gartner, en 2017 habrá 8400 mil millones de dispositivos conectados, un número que aumentará hasta los 20 000 millones en 2020. Esto representa una importante oportunidad para que las organizaciones ofrezcan nuevas funciones, mejoren sus flujos de trabajo y logren una mayor eficiencia. Sin embargo, también implica estar más expuesto al cibercrimen, ya que se puede atacar a un mayor número de puertas de entrada y acceder a un conjunto de datos más extenso.


La gestión de una red de dispositivos y un hervidero de datos

La estructura del Internet de las Cosas conlleva sus propios retos. En términos de logística, la gestión es complicada. Un estudio reciente de Toshiba entre directores TI revelaba que una de sus mayores preocupaciones es la gestión segura de diferentes tipos de dispositivos. Los encuestados revelan que el 62% de los empleados utilizan sus dispositivos personales de consumo para trabajar de manera remota.

La enorme cantidad de datos que circulan por dispositivos IoT externos interconectados contribuye a que la amenaza y las consecuencias de un ciberataque sean mayores que nunca. Los directores encargados de la gestión de la información deben analizar en profundidad sus funciones digitales como, por ejemplo, los métodos de la empresa de procesamiento, almacenamiento y protección de los datos personales, aspectos cada vez más importantes en las operaciones de las organizaciones. En este sentido, los sectores sanitario y financiero, en concreto, son dos de los principales objetivos de los cibercriminales.


Un Internet de las Cosas seguro

El estudio de Gartner sugiere que ocuparse de estas vulnerabilidades en un momento en el que existen tantos dispositivos y posibilidades conllevará un esfuerzo considerable, aumentando el gasto en seguridad relacionado con IoT, que pasará desde los 281,5 millones de dólares en 2015 hasta los 547 millones de dólares en 2018.

Las empresas que no estén correctamente preparadas para IoT corren el riesgo de ver mermada su competitividad, aislar a sus clientes y, lo que es aún peor, exponerse a la amenaza creciente de una filtración de datos y afrontar las consecuencias negativas para su reputación y sus finanzas, que suelen ser irreparables. En los últimos años, el sector ha progresado mucho para ayudar a las empresas a proteger con eficacia su valiosa propiedad intelectual, sobre todo a nivel de dispositivos, mediante características como el cifrado integrado y la seguridad biométrica.

No obstante, para combatir con garantías esta amenaza, las empresas deben adoptar soluciones más complejas que ayuden a proteger los datos de forma centralizada. Tecnologías como Mobile Zero Client contribuyen a este objetivo, alejando los riesgos para la información de los empleados, ya que los datos confidenciales se almacenan fuera de los dispositivos móviles y se guardan en una infraestructura de escritorio virtual basada en la nube. Esta medida, tan potente y segura, es esencial para las empresas que manejan grandes cantidades de información confidencial a través de Internet de las Cosas, ya que elimina la amenaza de que el malware se almacene en los dispositivos y evita que los datos se puedan robar o destruir. Todo esto en un mundo en el que los ciberataques son cada vez más frecuentes y de naturaleza más avanzada.

Twitter LinkedIn Email Print
Volver a la página principal de Toshibytes ►

Intel, el logotipo de Intel, Intel Inside, Intel Core y Core Inside son marcas comerciales de Intel in the U.S. and/or other countries.